¿Por qué Juzgamos a otros? Qué hay detrás...

Temía un poco por abrirme a través de este medio, pero si realmente quiero generar la mayor empatía posible con los que me hacen favor de leerme, es un paso natural que debo dar y he aquí un poco de mí.


Hace no mucho solía juzgar a diestra y siniestra, era la clásica persona que te escaneaba para encontrar las que consideraba "fallas" atribuibles al físico, comportamientos, gestos, formas de hablar, vestimenta, peinado y demás elementos que nos hacen ÚNICOS.


La lista de críticas hacia la gente iba en aumento, pero no me percataba del daño que causaba, y sobretodo, el que me causaba. Pensaba así, ya que sentía que las personas que criticaba, en la mayoría de los casos ni se iban a enterar de los comentarios que hacía a sus espaldas, por lo que no iba a causar daño alguno ¿o si?


Podría haber sido cierto lo anterior, pero aún así quedaba en el aire ¿por qué hacia comentarios a manera de critica destructiva? Las personas no me estaban haciendo nada y se estaban dedicando a su vida y sus asuntos, muchas sin ni siquiera percatarse que estaba allí haciendo un mal comentario de ellas.


Hasta ese momento de mi vida no me percataba de lo que hacía en este rubro, de hecho si alguien me lo hubiera hecho notar tal vez hubiera contestado algo como "...pues porque no deberían hacer eso!!" o en el mejor de los casos hubiera dicho "...al vivir en un mundo libre, puedo hablar y pensar sin restricciones de quien quiera y de la forma que deseo, es mi derecho ¿no?."


Hay ciertas razones que uno construye desde un plano tan egocéntrico para justificar determinadas conductas, que la falla esta inmersa en la misma justificación.

Actualmente sigo dándole rienda suelta a mis pensamientos, porque esa libertad existe de forma natural, pero he puesto mucho más atención en la forma que me dirijo y opino de la gente, ya que al hacerlo de forma destructiva (criticando), me percaté que dejaba una sensación de victoria ganada "a la mala", es decir, cuando llegaba a mi casa y me sentía seguro en ese espacio, venía una sensación de haberle arrebatado algo a alguien y lejos de hacerme sentir bien, me hacía sentir cada vez más alejado y extraño de los que me rodeaban.


Estando en casa, sin ser visto, juzgado o criticado (el león cree que todos son de su condición), empezaba a surgir mi verdadero yo y me daba cuenta que al ver series de televisión (sobretodo de abogados dueños del mundo que resolvían cualquier asunto) y películas de personas que aparentaban estarla pasando muy bien en la vida, comenzaba la carnicería propia, ya que ahora el foco de críticas era yo, porque empezaba a compararme con todos estos personajes que se veían tan bien y empezaba a ver todos "mis defectos" y a evidenciarlos en mi interior de forma muy cruel, ya que me sentía tonto, incapaz y apenado de ser quien era en ese momento, ya que sólo veía defectos en mi.


Me desagradaba bastante porque no me sentía suficientemente bueno en nada, de hecho la misma crueldad en mis críticas hacia las personas, era la misma que aplicaba para mi mismo.


Incluso llegué a percatarme que lo que diferenciaba mis críticas y mis autocríticas era que las primeras las escuchaba muy claramente y de las otras ni cuenta me daba.


Me tomó un buen tiempo animarme a explorar de fondo ese tema, ya que me daba cuenta que había mucho dolor adentro de esa esfera de crítica constante hacia la gente, y me empecé a percatar que para evitar que me lastimaran en un futuro, prefería primero dañar (aunque fuera en silencio) al de enfrente para tener un crédito a favor en caso de que mi gran temor de salir lastimado se convirtiera en realidad por parte de quien fuera...por eso criticaba a granel.


Por fin me di cuenta que al criticar y juzgar a la gente por quienes eran, me daba un alivio temporal ya que me hacía sentir que yo sabía el comportamiento ideal para esa situación que ellos no tenían ni idea de como resolver...(OJO, esto nunca lo hagan en casa, y si lo están haciendo ¡paren!).


El peso que me quité de encima cuando me di cuenta de esto fue increíble, porque significaba que si dejaba de hacerlo ya no iba tener que estar cargando con esa "responsabilidad" de estar siempre señalando lo que debía ser lo correcto para todos.


Hacer el cambio de mindset no fue nada sencillo, de hecho era muy difícil llevarlo a la práctica porque seguían generándose las críticas en mi cabeza, por lo que decidí dejar fluir esos pensamientos pero restándole cada día un poco más de atención, hasta llegar al punto (pasó mucho tiempo) en el que si los pensamientos de crítica se empezaban a generar, procuraba a la par generar sentimientos de empatía, entendiendo que todos tenemos espejo en nuestras casas y sabemos como lucimos físicamente, por lo que un mal comentario al respecto puede ser devastador. Lo mismo aplicaba con la forma de vida, ya que todos vamos construyendo nuestro camino con base en lo que logramos aprender y replicar de la mejor forma, por lo que criticarlo resultaba realmente egoísta de mi parte.


Sentí claramente como algo en mi mente se liberó cuando dejé de darle tanta atención a mis críticas, porque al no darles fuerza, éstas dejaron de tener importancia en mi escenario de vida y podía entonces aceptar a la persona que tenía enfrente y verla como otra viajera de esta vida que está procurando ser su la mejor versión de si misma.


No ha sido tarea fácil, de hecho hoy sigo teniendo ese tipo de pensamientos, pero afortunadamente en la mayoría de los casos me doy cuenta cuenta que no es un asunto con las personas, sino conmigo, ya que las personas van a espejearme y, si pongo atención, podré ver a través de ellas lo que siento y pienso de mi.


Si un día te das cuenta que estás teniendo algún pensamiento crítico de alguien (sobretodo si no conoces a la persona), pregúntate ¿Por qué tengo esta necesidad de criticar? ¿Qué me esta impidiendo aceptar a esa persona tal cual es?


El discernimiento en el humano es natural, distinguir entre el bien y mal para nosotros nos permite no irnos a un atolladero, pero de eso a juzgar negativamente a una persona sólo porque no cumple o se comporta conforme a nuestros ideales es mezclar la gimnasia con la magnesia ¿no crees?


Entre más espacio le des al de enfrente para ser, más espacio te estarás dando también a ti para SER.





#Juzgar

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square